La “rolez”  Bogotá, moda e indumentaria 2013.

La “rolez” Bogotá, moda e indumentaria 2013.

La “rolez”

Bogotá, moda e indumentaria 2013.

Esta muestra es resultado de una investigación en torno a Bogotá y sus diversos estilos de moda, un paneo de la producción actual para hombres y mujeres, incluyendo accesorios y calzado, a través de 5 reconocidas marcas del mercado local: Bendita Seas, Tul, Mucca, A New Cross e Imperio Bastardo. Los expositores invitados provienen de especialidades distintas al diseño de modas, como las artes plásticas, la publicidad, el diseño gráfico e industrial y la joyería. Componen un heterogéneo grupo interdisciplinar y profesional, que llama considerablemente la atención si tenemos en cuenta que son marcas relativamente jóvenes, que como máximo llevan diez años en el mercado y cuentan con sus propias boutiques/ talleres y participan activamente en círculos de moda y exposiciones, dentro y fuera de Bogotá.

Esta muestra nos habla de la identidad de la ciudad, de sus subculturas y sus individuos1. Se aprecia la representación y la abstracción del territorio y sus particularidades, los colores y materiales que les han servido como fuente de inspiración2, la capacidad de las marcas para desarrollar y ofrecer productos y atuendos capaces de adaptarse al “clima bipolar”3 bogotano, y que resultan apropiados para diferentes situaciones dentro de la vida cotidiana de esta ciudad4.

Al referirme a este muy complicado asunto de lo fashion rolo —que implica más que la simple definición bogotana de moda—, hablo de una cierta envidia emocional que se genera en mí como consumidor de indumentaria, si me sitúo al lado de amigas mujeres que en sus atuendos buscan belleza y versatilidad.

Para explicar esta situación, por un lado se debe considerar que, en términos generales, la mujer está influenciada por personajes y modelos culturales que la hacen más consciente y preocupada por su apariencia personal. Por otro lado, aunque la ciudad cuenta con variadas culturas urbanas, y nos creemos una gran metrópolis, es todavía bastante conservadora y es difícil encontrar marcas o boutiques de moda específicamente masculina, además de hombres lo suficientemente audaces como para vestir una prenda de marca y con un diseño exclusivo.

También consideremos el hecho de que hemos sido invadidos por una serie de grandes marcas de cadena que llegaron ofreciendo una supuesta exclusividad y que han terminado por uniformar a la población promedio (un fenómeno que ha alcanzado a los dos géneros y que afecta directamente a las nuevas marcas). Esto no quiere decir que, aunque la producción de moda para hombres sea de menor escala, no existan marcas interesantes en el mercado local5 y lo suficientemente visibles para que incluso un novato en este tema, como yo, las vistiera.

La función del diseñador de modas en la definición del mercado y la consolidación de una identidad del rolo contemporáneo es una herramienta que la industria podría aprovechar mejor, proponiendo, por ejemplo, temporadas y colecciones alusivas al territorio, que enmarquen mejor las necesidades del consumidor local.

David Pérez.

Siéntase Orgulloso de ser parte de nuestra Base de Datos